CARACTERÍSTICAS DE LAS PERSONAS KAPHA

Las personas con predominio Kapha tienden a estar enraizadas y a ser emocionalmente y físicamente fuertes y resilientes. Son plácidas, amables y consideradas. Suelen tener temperamento dulce, son leales y cariñosas y a menudo evitan el enfrentamiento. No les gusta el cambio ni los aspectos impredecibles de la vida y harán cualquier cosa por mantener la situación del momento. Tienen propensión a ser perezosas y nada les gusta más que estar sentadas, relajadas y sin hacer prácticamente nada. No se suelen esforzar de forma natural, aunque el ejercicio vigoroso puede hacerles sentirse muy bien y muy sanas.

Físicamente, las personas con predominio Kapha tienen la constitución mayor y más fuerte de los tres tipos, y las mujeres tienden a ser las más fértiles. Suelen tener los huesos grandes, hombros anchos y músculos voluminosos y aumentan de peso con facilidad. Tienen el pelo fuerte y lustroso, ojos tranquilos, grandes y húmedos, uñas anchas y fuertes, labios gruesos y dientes fuertes e igualados.

El apetito es estable, aunque no suelen sentirse hambrientas a primera hora de la mañana, momento en el que tienden a estar somnolientas. Les encanta la comida y tienen propensión a comer como medio para tranquilizarse. Las digestiones son lentas y perezosas, como su metabolismo. Duermen profundamente y les encanta estar acostadas. Suelen tener la piel fresca y ligeramente húmeda al tacto y, en general, nos les importa las temperaturas extremas, aunque sus síntomas (como los catarros y la congestión mucosa) empeoran con el tiempo invernal, frío y húmedo.

Kapha tiende a acumularse durante las épocas frías y húmedas del invierno y principios de primavera. También se incrementa por la vida sedentaria, la falta de ejercicio y una ingesta excesiva de alimentos dulces y carbohidratos. Favorece la acumulación de líquido y grasa, lo que puede conducir a la inercia y al aumento de peso. Las personas con exceso de Kapha pueden sentirse lentas, pesadas, letárgicas e inactivas.

Emocionalmente pueden sentirse muy satisfechas consigo mismas, avariciosas, materialistas, con afán de comprar, apegadas, posesivas y mentalmente pasivas, lentas y apagadas. Pueden tener tendencia a ser obstinadas, tercas y estrechas de miras y a bloquear cualquier pensamiento o emoción desagradable o perturbadora que pudiera trastornar su equilibrio. 

Se sienten reacias a profundizar en su vida emocional con asesoría o psicoterapia. Pueden sentirse bajas de ánimo y faltas de motivación, especialmente en invierno, y sufrir depresión y trastorno afectivo estacional (TAE) y, a veces, pasan horas haciendo muy pocas cosas.

Un exceso de Kapha puede disponer al estancamiento de los tejidos, la congestión linfática, la celulitis, la congestión mucusa, los trastornos respiratorios, la anemia, la sensación de frío, un sueño excesivo y una función tiroidea deficiente. Se asocia con poco fuego digestivo, lo que provoca pesadez de estómago, náuseas después de comer e intestino perezoso.

TE GUSTARÍA PEDIR UNA CONSULTA Y APRENDER CÓMO EQUILIBRAR TU KAPHA?

CONTACTA AQUÍ